Renaciendo en el arte

Siempre hay un mañana y un ayer.

Siempre una despedida y un volver.

Y es la misma historia

que a menudo se repite de querer volver.

Vuelven las estaciones del año

y con ellas su acontecer;

vuelve el huerto a florecer,

el fruto a crecer y las hojas a caer.

Y en un atardecer encendido,

regresan las aves a su nido,

a dar calor y abrigo,

y a sus polluelos proteger.

Y nosotros, para bien o para mal,

siempre queremos volver

a donde quedó enterrado el cordón umbilical.

Y, ¿qué sucede cuando volvemos al sitio anhelado?

Entonces nos damos cuenta

que la mente nos ha traicionado;

que nada es lo mismo,

que todo ha cambiado;

que aquel ambiente antes nuestro y halagüeño,

ahora es ajeno, tiene otro dueño.

Que ya no existe aquel humilde hogar

donde un día todo fuera luz y alegría,

y hoy, aquel paraje triste,

solo semeja una tumba fría.

Entonces nuestros ojos entristecen

al ver el solar baldío

donde triste canta un grillo

y unas hierbas crecen.

Y ¿qué nos queda entonces?

Solamente volver de nuevo

al exilio voluntario,

a voltear las hojas del calendario

y a esperar que una fría mañana

o un lluvioso atardecer,

tengamos que emprender

el viaje del no volver.

Fuente:  http://pasolibrefm4.blogspot.mx/2009/02/otro-poema-de-un-migrante.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s